Welcome to MEIKO.
Please select a country and click "confirm".
The clean solution

Frimley Park Hospital

Menor consumo de agua, energía, productos de limpieza y abrillantador - M-iQ lavavajillas de cinta de transporte

Los pacientes del hospital Frimley Park Hospital NHS Foundation Trust, Frimley, de Surrey, comienzan el día con un sabroso desayuno caliente. Kevan Wallace, subdirector del departamento de servicios y catering del hospital, y exdirector de la Hospital Caterers Association, se enorgullece de la comida elaborada a diario con ingredientes frescos y de que el hospital Frimley Park continúe sirviendo un desayuno caliente mientras que muchos otros ya han optado por servir desayunos fríos.

Con un funcionamiento de 8 horas al día los 365 días del año y gestionando unas 2.000 comidas al día, «el sistema de lavavajillas es una parte esencial de la organización.»

Hace cuatro años, Kevan Wallace comenzó a pensar en la necesidad de sustituir el equipo, a investigar las diferentes opciones y comparar, en concreto, los gastos de funcionamiento de los diferentes fabricantes. Fue en la feria Hotelympia de 2010, cuando descubrió los nuevos equipos M-iQ y quedó absolutamente fascinado por su calidad.

«La antigua unidad funcionaba con un sistema de compuertas con agua fluyendo a través de la máquina. En lo que respecta a la huella medioambiental, el nuevo equipo tiene mejor rendimiento en lo que al ahorro energético y al consumo de agua y productos químicos se refiere. Por ejemplo, el prelavado se realiza con el mismo agua del enjuagado – la máquina funciona de detrás a delante. La unidad está equipada con una bomba de calor integrada que captura el aire húmedo y caliente de la máquina y recicla la energía, de modo que no es necesario contar con un sistema de ventilación.»

«También hemos notado una gran diferencia en lo que al consumo de productos químicos se refiere; hemos conseguido reducirlo a la mitad. Estoy convencido de que conseguiremos un ahorro de energía y agua importante, aunque es demasiado pronto para asegurarlo.»

«La instalación fue muy sencilla. El equipo de MEIKO llegó por la mañana y por la tarde ya habían retirado la antigua máquina. Tres días más tarde, el nuevo sistema ya estaba instalado y listo para funcionar gracias a la formación que había recibido el personal.»

Aunque «existen similitudes con el antiguo equipo en lo que al flujo de trabajo se refiere, el personal reconoce que disfruta más utilizando el nuevo sistema. El código de colores también ayuda. Todas las cosas que hay que retirar y llevar a la zona de lavado son azules». Finalmente, Wallace concluye, «es que, además, es extremadamente silenciosa comparada con la antigua máquina.»

Solución: la tecnología M-iQ de MEIKO es perfecta y satisface las necesidades del hospital Frimley Park.