Welcome to MEIKO.
Please select a country and click "confirm".
The clean solution

LE CROBAG

MEIKO garantiza unos resultados de limpieza perfectos en LE CROBAG

Estamos muy satisfechos con los resultados y la velocidad a la que funcionan los equipos.

Erdinc Anakök confía en una tecnología óptima entre bambalinas: sus hornos de fermentación y cocción, así como los equipos de lavado, funcionan mañana, tarde y noche a máximo rendimiento, para garantizar la demanda de productos de panadería y de una vajilla higiénicamente limpia.Para ello, LE CROBAG utiliza dos lavavajillas bajo encimera de la marca MEIKO (FV 40. 2G). Estos equipos garantizan unos resultados de limpieza óptimos: «Una de las máquinas la dedicamos exclusivamente a la limpieza de vasos, tazas y cubiertos; en la otra lavamos platos, bandejas y los recipientes de acero inoxidable que utilizamos en la cocina», nos explica el Sr. Anakök, gerente de la franquicia. «Estamos muy satisfechos con los resultados y la velocidad a la que funcionan los equipos. Dependiendo del nivel de suciedad, podemos elegir entre tres programas de lavado. Los utensilios vuelven a estar listos para su uso en un máximo de cuatro minutos.

No podíamos soñar con una mejor solución para nuestro establecimiento, especialmente porque no tenemos mucho espacio en la cocina y tanto el tamaño como la capacidad de las máquinas se adaptan perfectamente a nuestras necesidades. En los equipos de MEIKO se puede confiar. Mi experiencia me dice que las máquinas de café y los equipos de lavado son los que suelen sufrir más averías. Los lavavajillas de MEIKO que utilizamos se someten a una gran presión; funcionan de forma continua entre las 7.00 y las 18.00 h. Interrumpir los procesos de limpieza sería un desastre para nosotros».

Además, la oferta se completa con platos calientes muy exclusivos en los establecimientos de la ciudad. Con 'LE CROBAG petite France' ponemos a disposición de los gourmets, los amantes de los cruasanes y los apasionados del estilo de vida francés un pequeño oasis para el disfrute», comenta Erdinc Anakök.