Welcome to MEIKO. Please select a country and click "confirm".

Técnica de caldera de condensación de gas

El concepto convincente de ahorro de energía

Hoy en día, es difícil imaginarse una cocina que no utilice el gas como fuente energética y medio de calefacción. Qué más lógico que aprovechar las ventajas económicas y ecológicas que ofrece el gas frente al calentamiento eléctrico en la zona de lavado.

MEIKO ha seguido este camino de forma consecuente y ha desarrollado un sistema que, tanto desde un

  • punto de vista económico, como desde un
  • punto de vista ecológico,

¡sienta nuevas bases en la tecnología más moderna de caldera de condensación de gas!
Con este concepto, la energía de calefacción que cada lavavajillas industrial requiere para obtener resultados de lavado perfectos en cuanto a higiene, la genera un calentador de gas de MEIKO (PWM, módulo de calentamiento del proceso). Esta moderna tecnología reduce drásticamente los costes de energía y protege el medio ambiente de forma perceptible.

Funcionamiento de los módulos de calentamiento del proceso de MEIKO (PWM) con técnica de caldera de condensación de gas

Con el calor de combustión del gas y con el calor de condensación de los gases de escape, el PWM produce agua caliente a unos 90 °C.

Este agua se emplea, en un circuito cerrado, para proporcionar la energía de calentamiento necesaria para alcanzar unos resultados de limpieza higiénicos en las unidades precalentadas del lavavajillas:

  • Calefactor(es) de tanque para temperaturas de entre 55 °C y 65 °C en la/las zona(s) de lavado.
  • Calefactor continuo para temperaturas de entre 80 °C y 85 °C en el área de enjuague con agua limpia.
  • Secado (cintas de transporte automático) para temperaturas del aire de entre 55 °C y 60 °C en la zona de secado.

Técnica de caldera de condensación de gas: el concepto convincente de ahorro de energía

No podría ser más claro: ya los costes de puesta a disposición de energía eléctrica son superiores a los costes totales de energía producida con gas.

Dado que el lavado de los platos es la función más importante de la zona de lavado, el control del PWM se realiza directamente mediante el lavavajillas. Esto significa que el personal de la zona de lavado:

  • inicia, realiza y finaliza la operación diaria de lavado de la forma habitual. No es necesario ningún proceso adicional de manejo o monitorización.
  • Dependiendo de la potencia calorífica requerida, están disponibles tres módulos de calentamiento del proceso que, con una potencia calorífica de 6 kW a 60 kW, cubren una amplia gama de potencias, por lo que se pueden utilizar en casi cualquier zona de lavado de cocinas industriales, la gastronomía y la hostelería.

Por lo tanto, es posible suministrar energía térmica a dos lavavajillas independientes desde un solo módulo de calentamiento del proceso de MEIKO. Esto resulta particularmente interesante cuando se desea hacer funcionar en paralelo un lavavajillas y un lavavajillas universal para recipientes GN, ollas, bandejas, etc.

Si, por el otro lado, se necesitara una potencia calorífica de más de 60 kW, será posible acoplar dos módulos.

En síntesis: Ventajas de los lavavajillas calentados con gas de MEIKO

  • Evitan los caros picos de consumo eléctrico.
  • Aumentan considerablemente su beneficio operativo.
  • Se beneficiará de reducidos tiempos de amortización.
  • Protegen el medio ambiente gracias al uso de combustibles fósiles de baja emisión.
  • Ganará capacidades adicionales en líneas eléctricas sobrecargadas.
  • La técnica de caldera de condensación de gas le permitirá alcanzar el mayor rendimiento energético posible.

También se puede suministrar energía a otros lavavajillas disponibles, p. ej. lavavajillas de ollas y recipientes.

Es posible reducir el tiempo de amortización a un año.